Göttinger Predigten

deutsch English espańol
portuguęs dansk Schweiz

Startseite

Aktuelle Predigten

Archiv

Besondere Gelegenheiten

Suche

Links

Gästebuch

Konzeption

Unsere Autoren weltweit

Kontakt
ISSN 2195-3171





Göttinger Predigten im Internet hg. von U. Nembach

Fin de Ańo, 31.12.2015

Sermón sobre Salmo 72:12-19, por Luis Hidalgo Ruiz

INTRODUCCIÓN:

En este día nuestra mente evoca los recuerdos del año que está finalizando.   Recordamos los gratos momentos, aquellos que nos llenaron de alegría y esperanza. También recordamos los momentos amargos: una enfermedad, la partida de un ser querido, una desilusión, una ruptura… Es el día de la evaluación anual. Todos nos revisamos delante del Señor y pedimos que el año 2016 se mejor que el que se va.

Pero, específicamente, ¿qué podríamos pedir para este 2016?. Dejemos, por un momento, esta pregunta, flotando en el ambiente…

 

CUERPO:

En este día queremos reflexionar sobre el Salmo 72. Este Salmo es uno de los dos en que mencionan a Salomón (v.1). Este Salmo es una oración pidiendo a Dios por el rey (v.1). Probablemente fue escrita por David (v.20) para el día de la entronización de Salomón.

Este hermoso Salmo se divide en cinco partes. Los versos del día de hoy forman una de esas partes, específicamente la que se refiere a aquella atención especial del rey hacia los más desposeídos.

Veamos, según la versión Reina Valera 1960, algunas características de este rey atendiendo a los necesitados:

  1. El librará al menesteroso (al necesitado) y al afligido (v.12).
  2. Tendrá misericordia del pobre y el menesteroso (v.13a)
  3. Salvará la vida de los pobres (v.13b)
  4. Salvará a los pobres del engaño y la violencia (v.14).
  5. Su sangre será preciosa ante sus ojos (v.15), es decir, nadie vendrá a derramar su sangre con facilidad, pues el rey tiene en gran estima a estos necesitados.

Estas acciones justas de este rey traerá consecuencias increíbles:

  1. Recibirá oro de Sabá (v.15a)
  2. El pueblo orará por él (v.15b).
  3. Toda semilla lanzada crecerá abundantemente (v.16a)
  4. El pueblo florecerá (v.16b), crecerá en todos los sentidos de la palabra.
  5. El será bendición no solo para su presente, sino para las generaciones posteriores (v.17).

Esta parte del Salmo termina alabando a Dios por este rey:

“Bendito Jehová, el Dios de Israel… “ (v.18).

“Bendito su nombre glorioso…” (v.19).

Volvamos a la pregunta realizada hace momentos atrás, ¿qué podríamos pedir para este 2016?.

Considerando este hermoso Salmo, podríamos pedir lo siguiente:

  1. Que tengamos gobiernos que se preocupen por la justicia.
  2. Que tengamos gobiernos que se preocupen de los pobres y no en enriquecerse ellos.
  3. Que tengamos gobiernos que respeten la vida de todos los seres humanos, no sólo la de los ricos, los poderosos.
  4. Que tengamos gobiernos que se caractericen por luchar en contra del engaño y de la violencia.
  5. Que tengamos gobiernos cuya buena gestión traiga como consecuencia la oración del pueblo agradecido por el crecimiento integral de los desposeídos.

 

CONCLUSIÓN:

Hermoso Salmo de hoy… sin embargo, considero además, que Dios espera también algo de nosotros:

  1. Que nosotros nos preocupemos de la justicia, de ser justos con los demás.
  2. Que nosotros nos preocupemos de los pobres.
  3. Que nosotros nos preocupemos por el respeto por la vida de todos los seres humanos.
  4. Que nosotros luchemos contra el engaño y la violencia.
  5. Que nosotros seamos hombres y mujeres de oración.

Si queremos cambiar nuestra nación, nuestro país, debemos comenzar por cambiar nosotros mismos. Por ello pidamos al Señor que él nos cambie en esta hora y nos haga siervas y siervos conforme a su corazón.

¿Estás dispuesto a ser un instrumento de Dios para cambiar la nación? ¿comenzarás cambiando tú?

 

OREMOS:

Señor, haz de nosotros instrumentos de cambio, amén.



Rev. Luis Hidalgo Ruiz
Temuco, Chile
E-Mail: reverendoluis65@gmail.com

(zurück zum Seitenanfang)